Ius est ars … boni et aequi

maquina alargada.png

El Derecho es arte, entendido en su sentido más prístino: es artificio, creación humana, cuya razón de ser es la coexistencia de la persona en sociedad –ubi societas, ibi ius,  nos recordaba Cicerón- de modo que éste no puede ser comprendido o interpretado al  margen de la sociedad a la que va dirigido.

El Derecho civil, en este sentido es un derecho vivo, al servicio de las personas en una sociedad hoy cada vez más “europeizada” y global, transversal y transformadora gracias a las tecnologías de la información y de la comunicación (TICs).

Por otro lado, el derecho civil es el garante del pleno desarrollo de la personalidad de los individuos y su participación social en las más diversas facetas de la vida, gracias al principio de autonomía de la voluntad privada y de la libertad civil que atribuye a los particulares el poder para regular sus asuntos en ámbitos tan diversos como el personal, familiar, sucesorio y patrimonial de acuerdo con sus legítimas  aspiraciones con los necesarios límites que garantizan el interés general, la función social del derecho y el respeto al orden público.

Es, a su vez, una ciencia práctica, en acción, que se caracteriza por la dialéctica entre hechos y normas y que persigue la efectividad de los derechos subjetivos de las personas. La actividad del jurista exige un conocimiento no solo de la norma y del ordenamiento jurídico sino también de la realidad; y llevar a cabo una actividad interpretativa axiológicamente orientada y fundamentada en los valores y principios fundamentales que logren la efectividad de los derechos.

Hoy, además, la digitalización impregna las relaciones humanas y permea en todas sus esferas, introduciendo nuevos matices y originando un universo de oportunidades. El Derecho civil debe estar en condiciones de adaptar sus postulados e integrar herramientas eficientes que den respuesta adecuada a las nuevas necesidades. Todo un reto que, entre todos, tendremos ocasión de ir  acometiendo lo largo de en los próximos años, en lo que constituye el Derecho Civil Digital.

 

Imagen de portada utilizada: Fragmento de Obra de Gerhard Richter

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s