Créditos revolving: el público al que son habitualmente destinados y las propias peculiaridades del crédito revolving hacen del consumidor un deudor «cautivo»

Sentencia del Tribunal Supremo (Sala de lo Civil) núm. 149/2020, de fecha 4 de marzo 2020.

Trae su causa esta decisión de un contrato de tarjeta de crédito Visa Citi Oro con Citibank España SA, cedido a la entidad Wizink Bank SA. en el que se estipuló un tipo de interés inicial para pagos aplazados y disposiciones a crédito del 26,82 % TAE. El actor solicita la nulidad del contrato por usura. Hay que tener en cuenta que en España la regulación de la usura se contiene en una ley que utiliza conceptos claramente indeterminados que obliga a los tribunales a realizar una importante labor de interpretación y ponderación.

El tribunal procede en primer lugar a recordar su doctrina jurisprudencial (fijada en STS 628/2015, de 25 de noviembre):

El control sobre cláusulas abusivas en contratos B2C no permite el control del carácter «abusivo» del tipo de interés remuneratorio en tanto que la cláusula en que se establece tal interés regula un elemento esencial del contrato, como es el precio del servicio, siempre que cumpla el requisito de transparencia. La expresión de la TAE es requisito imprescindible, aunque no suficiente por sí solo para que pueda ser considerada transparente.

  • Para que una operación sea considerada usuraria basta con que se estipule un interés notablemente superior al normal del dinero y manifiestamente desproporcionado con las circunstancias del caso». No resulta necesario que, acumuladamente haya sido aceptado por el prestatario a causa de su situación angustiosa, de su inexperiencia o de lo limitado de sus facultades mentales.
  • El % para determinar si el interés es notablemente superior al normal del dinero no es el nominal, sino la TAE.
  • Para saber si es usurario, la comparación debe hacerse con el interés «normal del dinero», que puede conocerse acudiendo a las estadísticas mensuales del Banco de España sobre los tipos de interés que se aplican a modalidades de operaciones activas y pasivas. No siendo correcto utilizar como término de comparación el interés legal del dinero.
  • La cuestión no es valorar si el interés es o no excesivo, como si es «notablemente superior al normal del dinero y manifiestamente desproporcionado con las circunstancias del caso.
  • Corresponde al prestamista la carga de probar la concurrencia de circunstancias excepcionales que justifiquen un interés notablemente superior al normal en las operaciones de crédito al consumo. Yo pueden considerarse circunstancia excepcional el riesgo derivado del alto nivel de impagos en operaciones de crédito al consumo concedidas sin comprobar adecuadamente la capacidad de pago del prestatario. La concesión irresponsable de préstamos no puede ser objeto de protección por el ordenamiento jurídico.


Para determinar la referencia que ha de utilizarse como «interés normal del dinero» para realizar la comparación con el interés cuestionado en el litigio y valorar si el mismo es usurario, debe utilizarse el tipo medio de interés, en el momento de celebración del contrato, correspondiente a la categoría más específica y con la que guarde más coincidencias existente a la que corresponda la operación crediticia cuestionada. En el caso de autos, había de compararse con el tipo medio de interés de las operaciones de crédito mediante tarjetas de crédito y revolving de las estadísticas del Banco de España, que, según se fijó en la instancia, era algo superior al 20%,

En el caso de autos, el interés fijado es notablemente superior al normal del dinero y manifiestamente desproporcionado con las circunstancias del caso y, por tanto, usurario, por las razones ss:

  • El tipo medio del que se parte -en calidad de «interés normal del dinero»- algo superior al 20% anual, es ya muy elevado. Cuanto más elevado sea, menos margen hay para incrementar el precio de la operación de crédito sin incurrir en usura. De ahí que una diferencia tan apreciable como la que concurre en el caso ha de considerarse como «notablemente superior» a ese tipo utilizado como índice de referencia.
  • Por otro lado, el público al que son destinadas estas operaciones -personas con dificultades de solvencia- y las propias peculiaridades del crédito revolving -en las que el límite del crédito se va recomponiendo constantemente, las cuantías de las cuotas no suelen ser muy elevadas en comparación con la deuda pendiente y alargan muy considerablemente el tiempo durante el que el prestatario sigue pagando y amortizando poco- hacen del consumidor un deudor «cautivo».

Ver texto íntegro en: https://futurlegal.com/wp-content/uploads/2020/03/STS_200304_WIZINK_190709_AP2_SANTANDER_181015_JPI8_SANTANDER_REVOLVING_SIN.pdf

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s