TJUE: una cláusula abusiva de vencimiento en contrato de préstamo hipotecario puede ser sustituida por el Juez si el contrato no puede subsistir y la anulación del contrato expone al consumidor a consecuencias especialmente perjudiciales

Sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (Gran Sala), de 26 de marzo de 2019 en asuntos Abanca Corporación Bancaria, S.A., vs Alberto García Salamanca Santos (C‑70/17), y Bankia, S.A. vs Alfonso Antonio Lau Mendoza (C‑179/17)

En el primer caso de autos el contrato de préstamo hipotecario contenía la siguiente cláusula: “Resolución anticipada por la entidad de crédito. La Caja, sin necesidad de requerimiento previo, podrá dar por vencido el préstamo y exigir judicialmente la totalidad de la deuda, tanto de las cantidades vencidas como pendientes de vencer, con sus intereses, demoras, gastos y costas, en los siguientes casos: a)   Falta de pago de cualquiera de los vencimientos de intereses o cuotas de amortización, incluidos todos los conceptos que la integran, solicitando expresamente las partes la constancia de este pacto en los libros del Registro de la propiedad, según lo dispuesto en el artículo 693 de la [LEC][…]”. El cliente solicitó al juzgado competente que se anulase por considerarla abusiva, siendo su petición estimada, declarando su nulidad.

En el segundo caso, La cláusula incluida en el contrato indicaba lo siguiente: “No obstante el plazo estipulado de duración del presente contrato, la Caja acreedora podrá dar por vencido el préstamo, considerándolo resuelto y anticipadamente vencida la deuda en su totalidad [entre otros supuestos] por la falta de pago a su vencimiento de uno, varios o todos los plazos establecidos en la cláusula [relativa a la amortización].”

En ambos casos, se pregunta al TJUE si los artículos 6 y 7 de la Directiva 93/13 deben interpretarse en el sentido de que, cuando una cláusula de vencimiento anticipado de un contrato de préstamo hipotecario sea declarada abusiva, esta puede conservarse parcialmente mediante la supresión de los elementos que la hacen abusiva; y, de no ser así, si el procedimiento de ejecución hipotecaria iniciado puede seguir tramitándose aplicando supletoriamente una norma de Derecho nacional.

El Tribunal subraya que si no se permitiera en supuestos como los presentes sustituir una cláusula abusiva por una disposición supletoria de Derecho nacional y se obligara al juez a anular el contrato en su totalidad, “el consumidor podría quedar expuesto a consecuencias especialmente perjudiciales, de modo que el carácter disuasorio derivado de la anulación del contrato podría frustrarse”. Porque la anulación tendría en principio el efecto de hacer inmediatamente exigible el pago del importe del préstamo pendiente de devolución, en una cuantía que puede exceder de la capacidad económica del consumidor (con cita del caso Kásler y Káslerné Rábai, C‑26/13). Y el contrato debe subsistir, salvo oposición del consumidor, sin otra modificación que la resultante de lo anterior, en la medida en que, en virtud de las normas del Derecho interno, tal persistencia del contrato sea jurídicamente posible. Si el tribunal nacional concluye que el contrato de préstamo hipotecario puede subsistir sin la cláusula abusiva, debería abstenerse de aplicar la cláusula -salvo que el consumidor se oponga a ello por entender que la ejecución hipotecaria de la cláusula le es más favorable que el cauce ordinario de ejecución
(con cita del caso Banco Primus, C‑421/14)

Es por ello que el Tribunal de Justicia declara lo siguiente:

Los artículos 6 y 7 de la Directiva 93/13/CEE del Consejo, de 5 de abril de 1993, sobre las cláusulas abusivas en los contratos celebrados con consumidores, deben interpretarse en el sentido de que, por una parte, se oponen a que una cláusula de vencimiento anticipado de un contrato de préstamo hipotecario declarada abusiva sea conservada parcialmente mediante la supresión de los elementos que la hacen abusiva, cuando tal supresión equivalga a modificar el contenido de dicha cláusula afectando a su esencia, y, por otra parte, no se oponen a que el juez nacional ponga remedio a la nulidad de tal cláusula abusiva sustituyéndola por la nueva redacción de la disposición legal que inspiró dicha cláusula, aplicable en caso de convenio entre las partes del contrato, siempre que el contrato de préstamo hipotecario en cuestión no pueda subsistir en caso de supresión de la citada cláusula abusiva y la anulación del contrato en su conjunto exponga al consumidor a consecuencias especialmente perjudiciales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s