Los Tribunales están obligados a garantizar, dentro de sus competencias, la protección jurídica derivada del principio general de no discriminación por razón de religión y su eficacia, inaplicando normas nacionales que lo contradigan

Conclusiones del Abogado General Sr. Melchor Wathelet presentadas el 31 de mayo de 2018 en el  Asunto IR vs JQ (C‑68/17)

Los hechos son, muy resumidamente los siguientes: IR -una SRL Alemana cuyo objeto social es el desempeño de funciones de Cáritas en la gestión de hospitales,  dependiente de la Diócesis católica de Colonia- contrata a IQ como jefe del servicio de medicina interna de un hospital de IR. IQ es de religión católica, casado, y su contrato de trabajo se efectúa sobre la base del GrO 1993, adoptado por la asamblea plenaria de la Conferencia Episcopal alemana y aplicable al servicio eclesial en el marco de las relaciones laborales. Tras un divorcio, celebra matrimonio civil sin que se hubiera producido todavía la anulación del primer matrimonio. IR, al conocer este hecho, extingue la relación laboral de JQ. JQ alega que se está vulnerando el principio de igualdad de trato dado que, con arreglo al GrO 1993, la celebración de un nuevo matrimonio por parte de un protestante o no perteneciente a ninguna religión no tendría ningún tipo de consecuencia en su relación laboral con IR. Por su lado, IR alega infracción del deber de lealtad y el despido es procedente por causas sociales. El Tribunal de lo Laboral alemán estima que el incumplimiento no constituye una infracción grave del deber de lealtad. IR apela y el Tribunal Regional de lo Laboral la rechaza al considerar que, aun cuando la infracción pudiera constituir una infracción grave del deber de lealtad, el despido en ese contexto era contrario al principio de igualdad de trato. Vuelve a recurrirse ante el Supremo, quien desestima el recurso. Finalmente IR acude al Tribunal Constitucional Federal de Alemania.

Tras una serie de considerandos en los que el Abogado General facilita las claves para que el órgano jurisdiccional pueda identificar si se halla ante una «organización privada» cuya ética se basa en la religión y analiza asimismo si constituye una discriminación por motivos de religión graduar el deber de lealtad en función de la confesión del trabajador -prohibida por la Directiva 2000/78-, se posiciona finalmente defendiendo la aplicación de los principios generales de no discriminación por razón de religión o convicciones que confieren a los particulares derechos subjetivos que obligan a los órganos jurisdiccionales nacionales a dejar sin aplicación las disposiciones nacionales que no sean conformes con ellos por ser valores fundamentales del ordenamiento jurídico de la Unión y que el Tribunal de Justicia ha reconocido como principios generales del Derecho de la Unión.

Propone, en consecuencia al Tribunal de Justicia que responda del siguiente modo a las cuestiones prejudiciales planteadas:

«1)      El artículo 4, apartado 2, párrafo segundo, de la Directiva 2000/78/CE del Consejo, de 27 de noviembre de 2000, relativa al establecimiento de un marco general para la igualdad de trato en el empleo y la ocupación, debe interpretarse en el sentido de que no permite a una organización religiosa como IR exigir a sus trabajadores de su misma confesión una actitud de buena fe y de lealtad mayor que la que exige a los trabajadores que pertenecen a otra iglesia o a ninguna, salvo en la medida en que dicho requisito respete los criterios enunciados en el artículo 4, apartado 2, párrafo primero, de la Directiva 2000/78.

2)      Cuando un órgano jurisdiccional nacional que conoce de un litigio entre particulares no puede interpretar el Derecho nacional aplicable de conformidad con el artículo 4, apartado 2, de la Directiva 2000/78, está obligado a garantizar, de acuerdo con sus competencias, la protección jurídica para los justiciables derivada del principio general de no discriminación por razón de religión y a garantizar la plena eficacia de dicho principio, dejando sin aplicar, en caso necesario, cualquier norma nacional que lo contradiga.»

Ver texto íntegro en: http://curia.europa.eu/juris/document/document.jsf?text=familia&docid=202426&pageIndex=0&doclang=ES&mode=req&dir=&occ=first&part=1&cid=732516#ctx1

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s