La pensión por alimentos es irrenunciable, pero han de ser debidos y los progenitores pueden pedirlos solo si los hijos mayores de edad conviven con ellos

Sentencia del Tribunal Supremo (Sala Civil) núm. 407/2018,  de fecha 29/06/2018

Se discute en este asunto el alcance de una pensión compensatoria y la procedencia de la solicitud de unos alimentos para hija mayor de edad que ya no convive con los progenitores. La actora, de 50 años de edad, nunca trabajó y carece de formación académica o profesional, su capacidad económica se reduce al importe de una vivienda que se le asignó a ella en capitulaciones matrimoniales. Por otro lado, una de las hijas mayores, para quien se solicitaba pensión de alimentos, marcha del hogar.

La Sala declara, con fundamento en doctrina jurisprudencial bien consolidada que, dada la edad de la actora y su nulo recorrido profesional unido a la reconocida experiencia empresarial del que fue su esposo, la pensión compensatoria decretada es prudente y que ha de ser indefinida mientras no se modifiquen sustancialmente las circunstancias que permita a la actora superar el desequilibrio económico. Respecto de su cálculo:

“(…) tal desequilibrio implica un empeoramiento económico en relación con la situación existente constante matrimonio; que debe resultar de la confrontación entre las condiciones económicas de cada uno, antes y después de la ruptura, por lo que no se trata de una pensión de alimentos y lo que sí ha de probarse es que se ha sufrido un empeoramiento en su situación económica en relación a la que disfrutaba en el matrimonio y respecto a la posición que disfruta el otro cónyuge”».

Respecto de los alimentos para la hija mayor de edad, los padres pueden pedir alimentos para los hijos que convivan con ellos, pese a su mayoría de edad, si lo precisan (la actora la solicitó para sus dos hijas) y fue concedida.  Sucede sin embargo que posteriormente la madre comunica que la mayor, con más de 18 años, se había marchado del hogar por lo que no mantenía la petición de alimentos para ella; sin embargo la Audiencia la mantiene por entender que los alimentos son irrenunciables. La Sala de lo Civil del TS declara que:

[…] no estamos ante unos alimentos renunciados, sino ante unos alimentos que desconocemos si son debidos, pues carecemos de datos para conocer si la hija mayor de edad es acreedora de ellos o si goza de suficiencia económica.[…] los progenitores solo pueden pedir alimentos para los hijos mayores de edad que con ellos convivan, lo cual no ocurre en este caso, al haberse independizado una de las hijas ( sentencia 156/2017 de 7 de marzo ).

Texto íntegro en: https://www.icavor.cat/docs/sentencies/ts-pension-alimentos-mayor-edad.pdf

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s