En violencia de género la afectación por una denuncia de malos tratos no puede suponer cheque en blanco para efectuar actos de violencia; y situar a la víctima como mero testigo desnaturaliza su categorización probatoria, que es mayor

Sentencia del Tribunal Supremo (Sala de lo Penal) núm. 282/2018, de fecha 13 de junio de 2018.

En un caso de tentativa de asesinato, aprovecha la Sala para reiterar la jurisprudencia sobre el valor de la declaración de la víctima y prueba testifical -adecuada para enervar la presunción de inocencia. y sus requisitos, en concreto:

a) ausencia de incredibilidad subjetiva, derivada de las relaciones entre el declarante y el acusado, que pudieran conducir a la existencia de un móvil de resentimiento, enemistad, venganza, enfrentamiento, interés o de cualquier otra índole semejante, que prive a esa declaración de la aptitud necesaria para generar certidumbre;

b) verosimilitud, es decir constatación de la concurrencia de algunas corroboraciones periféricas de carácter objetivo, que avalen lo que no es propiamente un testimonio (declaración de conocimiento prestada por una persona ajena al proceso) sino una declaración de parte, en cuanto que la víctima puede personarse como parte acusadora particular o perjudicada civilmente en el procedimiento […] o, cuando menos, la inexistencia de datos de tal carácter objetivo, que contradigan la veracidad de la versión de la víctima; y

c) persistencia en la incriminación, que debe ser prolongada en el tiempo, plural, sin ambigüedades ni contradicciones, ya que la única posibilidad de evitar la situación de indefensión del acusado que proclama su inocencia, es la de permitirle que cuestione eficazmente la declaración que le incrimina, poniendo de relieve aquellas contradicciones que, valoradas, permitan alcanzar la conclusión de inveracidad […]

En lo que aquí nos interesa, la sentencia manifiesta que en la declaración de las víctimas de violencia de género cuando se encuentran procesalmente en situación de testigo, debe tenerse en cuenta que, a diferencia del resto de testigos, son a su vez víctimas y por ello:

debería tener un cierto reflejo diferenciador desde el punto de vista de los medios de prueba, ya que la introducción de la posición de la víctima en la categoría de mero testigo desnaturaliza la verdadera posición en el proceso penal de la víctima, que no es tan solo quien “ha visto” un hecho y puede testificar sobre él, sino que lo es quien es el sujeto pasivo del delito y en su categorización probatoria está en un grado mayor que el mero testigo ajeno y externo al hecho, como mero perceptor visual de lo que ha ocurrido.

Señala la sentencia que la Ley 4/2015, de 27 de abril, del Estatuto de la víctima del delito se limitó a fijar la división entre víctima directa e indirecta, pero no realizó una modificación de la posición procesal de la víctima al margen, o por encima, de la mera situación procesal de “testigo” dentro de los medios de prueba, lo que resulta relevante cuando nos hallamos ante casos de crímenes de género en los que las víctimas se enfrentan a un episodio realmente dramático, cual es comprobar que su pareja o ex pareja toma la decisión de acabar con su vida y cuya versión del episodio vivido es de gran relevancia como un testigo privilegiado.

Finalmente, frente a la alegación de vulneración del derecho a la presunción de inocencia, se hace incapié en la necesidad de verificar si la prueba de cargo en base a la cual el Tribunal sentenciador dicta sentencia condenatoria fue obtenida con respeto a las garantías inherentes del proceso debido, esto es:

1.- En primer lugar debe analizar el “juicio sobre la prueba “, es decir, si existió prueba de cargo, entendiendo por tal aquélla que haya sido obtenida, con respeto al canon de legalidad constitucional exigible, y que además, haya sido introducida en el plenario de acuerdo con el canon de legalidad ordinaria y sometida a los principios que rigen de contradicción, inmediación, publicidad e igualdad.

2.- En segundo lugar, se ha de verificar “el juicio sobre la suficiencia “, es decir, si constatada la existencia de prueba de cargo, ésta es de tal consistencia que tiene virtualidad de provocar el decaimiento de la presunción de inocencia.

3.- En tercer lugar, debemos verificar “el juicio sobre la motivación y su razonabilidad “, es decir, si el Tribunal cumplió con el deber de motivación, o sea, si explicitó los razonamientos para justificar el efectivo decaimiento de la presunción de inocencia.

En el caso de autos,

los hechos quedan “convenientemente acreditados por la declaración del testigo-víctima […], persistente y coherente en su relato corroborado por datos objetivos y lo declarado por el resto de testigos […] Los datos y pruebas son demoledores en orden a la presencia del recurrente en el domicilio de los padres de la víctima, a sabiendas de que allí estaría, la escopeta que llevaba encima y acaba disparando a la víctima, las frases que expuso de que la iba a matar, la carta que se encuentra en donde constan sus ideas de acabar con ella, el quebrantamiento de la orden de alejamiento que demuestra la no observancia de su prohibición, son datos concluyentes que llevan al propósito delictivo bien valorado por el Tribunal.

La Sala desestima también la circunstancia de alteración psíquica que impidiera o dificultara la comprensión de la ilicitud del hecho delictivo, puesto que no basta con el mero diagnostico si no también la relación de causalidad con el acto delictivo.

Finalmente

[…] que estuviera afectado por la denuncia de su ex pareja por malos tratos no puede suponer un desencadenante de una acción/reacción que lleve como consecuencia la decisión de matar. De ser esto cierto en cualquier caso en el que una mujer víctima de malos tratos presentara una denuncia daría pie a una alegación de depresión que conllevara una reclamación de una exención o atenuación de responsabilidad penal por afectar al sujeto la comunicación de una circunstancia como la separación o divorcio o la presentación de una denuncia. Y que ello actuara como eximente o atenuante de la responsabilidad penal para que se aplique directamente una rebaja de la pena si intenta asesinar a su ex pareja, alegando haberle afectado psicológicamente la presentación de una denuncia, o que antes hubiera tomado bebidas alcohólicas, ya que el recurrente estuvo en torno a las 12 horas esperando a tomar la decisión de acabar con la vida de su ex pareja.

Tampoco  basta  […] el consumo de bebidas alcohólicas para que se entienda siempre disminuida la imputabilidad y la responsabilidad penal del sujeto, pues:

en cualquier caso, en el actual sistema del C.P. se trata de circunstancias que afectan a las capacidades del sujeto, no es suficiente con determinar la causa que las origina, sino que es preciso además especificar los efectos producidos en el caso concreto. Por ello, para considerar el alcoholismo crónico como sustrato de una circunstancia que exima o aminore la imputabilidad del sujeto es preciso no solo la presencia de la enfermedad, sino también la constatación de la afectación real de las facultades intelectivas y volitivas de quien la sufre, de tal modo que la intensidad de la alteración habría de ser el criterio determinante para graduar la imputabilidad ya que, fuera de las situaciones graves que pueden llegar a la “locura alcohólica” que origine la irresponsabilidad del sujeto, o las situaciones menos graves en las que no se anule la personalidad pero si se disminuyen las facultades de inteligencia y voluntad, fuera de esas situaciones, el simple alcoholismo crónico y controlado no causa alteración alguna en la capacidad de obrar y discernir,

[…] En hechos de violencia de género, […] que son consecuencia de actuaciones anteriores de denuncias previas por hechos de malos tratos, o solicitudes de separación o divorcio no puede admitirse la alteración psíquica, o que se haya tomado el autor del hecho bebidas alcohólicas en otros momentos, cuando en este caso la premeditación es clara […] debe quedar claro que la afectación que a una persona le suponga una denuncia por malos tratos o una ruptura matrimonial no puede suponer una especie de “cheque en blanco” para realizar un acto más grave de violencia de género […]

Ver texto íntegro en: https://app.vlex.com/#vid/729540069

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s