Por el principio “favor matrimonii” y la consideración del matrimonio como un derecho humano manifestación del libre desarrollo de la personalidad se establece una presunción de capacidad para el consentimiento matrimonial  

Sentencia del Tribunal Supremo (Sala Civil) de 15 de marzo de 2018, Sentencia núm. 145/2018.

Extractamos y resumimos a continuación los pasajes más relevantes de esta sentencia (ver texto íntegro en:  file:///C:/Users/avilalta/Downloads/TS%20Civil%2015%20marzo%202018.pdf

El presente litigio versa sobre la pretendida nulidad de un matrimonio por falta de capacidad para emitir el consentimiento por enfermedad mental.  D. Alvaro y D.ª Dulce contrajeron matrimonio en la República Popular China el 15 de enero de 2010. El  matrimonio fue inscrito en el Registro Civil del Consulado General de España.  El Juzgado de Primera Instancia n.º 13 de Valencia dictó sentencia de modificación de la capacidad de obrar de D. Alvaro. La sentencia estimó la demanda que había interpuesto D.ª Reyes , hija de D. Alvaro . Dicha sentencia declaró la «restricción de la capacidad de obrar» de D. Alvaro «en el sentido de quedar privado de toda facultad para realizar cualquier acto de gobierno de su persona y de administración y disposición de sus bienes, derechos e  intereses que tenga relevancia jurídica y sea socialmente trascendente, y específicamente para el ejercicio del derecho de sufragio y para otorgar testamento, y con sometimiento del mismo a tutela». Asimismo nombró tutora a D.ª Reyes. Recurrida por D. Alvaro , la Audiencia Provincial dictó sentencia desestimando el
recurso y, en particular, el motivo por el que D. Alvaro había interesado que, en su caso, se nombrara curadora a su esposa. D. Alvaro fallece bajo testamento otorgado el 3 de junio de 2010 en el que deja a sus hijas la legítima que les corresponda y nombra heredera a D.ª Dulce .

D.ª Reyes , D.ª Beatriz y D.ª Isidora , hijas de D. Alvaro , interpusieron demanda
de nulidad matrimonial en la que solicitaron la declaración de nulidad de pleno derecho del matrimonio celebrado entre su padre y D.ª Dulce . Alegaron que el matrimonio era nulo por falta de capacidad de su padre para prestar válidamente el consentimiento. En apoyo de su pretensión argumentaron que fue diagnosticado de Alzheimer el 20 de
noviembre de 2006 y que en el informe médico forense de fecha 17 de noviembre de 2009, elaborado con motivo de la declaración de incapacidad, constaba que D. Alvaro no podía responder a preguntas sencillas, como su edad, fecha de nacimiento, profesión, etc., o que no recordaba el nombre de sus hijas. El informe concluía que D. Alvaro padecía la enfermedad de Alzheimer, de etiología degenerativa, con carácter persistente e irreversible en el tiempo, debiendo ser considerado psíquicamente «No Capaz» del gobierno de su persona y sus bienes.

La ausencia de consentimiento que ha dado lugar a la declaración de nulidad es respetuosa con la interpretación de las normas que regulan el consentimiento matrimonial a la luz de los principios de promoción y reconocimiento de los derechos humanos y libertades fundamentales de las personas con discapacidad.

El informe médico forense de fecha 17 de noviembre de 2009, elaborado en el procedimiento de limitación de la capacidad de obrar de D. Alvaro fue el fundamento de la sentencia de 14 de junio de 2010 que privó a D. Alvaro de «toda facultad para realizar cualquier acto de gobierno de su persona y de administración y disposición de sus bienes, derechos e intereses que tenga relevancia jurídica y sea socialmente trascendente, y específicamente para el ejercicio del derecho de sufragio y para otorgar testamento, y con sometimiento del mismo a tutela». Dicha sentencia nombró tutora a su hija D.ª Reyes.  El matrimonio cuya nulidad se discute se celebró el 15 de enero de 2010.

A la vista de estos hechos, no ha quedado suficientemente desvirtuada la presunción de capacidad para la prestación de consentimiento matrimonial y que la consideración del matrimonio como derecho humano derivado de la dignidad de la persona y manifestación del libre desarrollo de la personalidad, también cuando se alcanza una edad avanzada, deben inclinar a reforzar el principio favor matrimonii. […]  

Ver texto íntegro en:  file:///C:/Users/avilalta/Downloads/TS%20Civil%2015%20marzo%202018.pdf

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s