Plataformas de Intermediarios Digitales y Responsabilidad

La operativa de los operadores de plataformas, proveedores de bienes y/o servicios y los usuarios genera algunas incertidumbres todavía irresueltas. Desde un plano subjetivo cabría preguntarse si cuando un sujeto proporciona un determinado bien o servicio a través de una plataforma de intermediarios digitales y lleva a cabo esta actividad sin ánimo de lucro con un propósito ajeno a su actividad comercial, profesional o empresarial reúne la condición de consumidor frente a la plataforma digital que presta servicios subyacentes, en cuyo caso resultaría aplicable la normativa de consumo –Directiva 2011/83/EU, de consumo; en España, RDL 1/2007, de Consumidores y usuarios.

Desde un plano objetivo surgen dudas acerca del alcance del término servicios subyacentes. Porque si el objeto de las plataformas queda limitado a suministrar servicios de la sociedad de la información consistentes en la mera transmisión o alojamiento de datos o en actividades de caching, sus actividades no modifican la información del proveedor, cumplen con las condiciones de acceso a la información y normas relativas a su actualización, especificadas de manera ampliamente reconocida y utilizada por el sector y no interfieren en la utilización lícita de tecnología con el fin de obtener datos sobre la utilización de la información, esta actividad queda sometida al régimen de los artículos 12 a 14 de la Directiva 2000/31/CE, sobre el comercio electrónico –en España, la Ley 34/2002, de 11 de julio de Servicios de la Sociedad de Información y Comercio Electrónico (LSSI)-. Si, por el contrario, se extiende a otros servicios –denominados subyacentes- podría entrar en juego asimismo la Directiva 2006/123/CE relativa a los servicios en el mercado interior –en España, su transposición mediante Ley 20/2013, de 9 de diciembre, de Garantía de la unidad de mercado (LGUM).

Si, por otro lado, la relación entre plataforma  y proveedor de servicios es de tipo asociativo, es posible que nos hallemos ante una relación jurídico privada de colaboración  que, sin constituir asociación, la plataforma digital intermediaria podría devenir corresponsable de la actividad desarrollada por el integrado frente a los terceros. En estas relaciones jurídicas cada parte queda obligada a cumplir con cometidos distintos dentro del proceso de desarrollo de la actividad económica en los términos pactados y será en virtud de las obligaciones asumidas y de los pactos alcanzados que podrá identificarse, caso por caso, quien queda obligado a cumplir con la normativa sectorial específica de la actividad desarrollada. La responsabilidad de cada uno de los agentes se medirá en función del alcance de las obligaciones asumidas si bien, frente a terceros la corresponsabilidad derivada de daños o infracciones pudiera operar en caso de duda.

Esta nueva realidad requiere disponer de un mínimo cuadro normativo que dote al mercado único de claridad y seguridad jurídica respecto de estos importantes aspectos, por lo que resulta esencial determinar el régimen de responsabilidad de las plataformas y de otros operadores participantes con objeto de promover un comportamiento responsable y dotar de seguridad jurídica y certeza al sistema.

 

Ver más en: VILALTA AE  (2018) La regulación europea de las plataformas de intermediarios digitales en la era de la economía colaborativa. Revista Crítica de Derecho Inmobiliario. Vol 1.

Un comentario en “Plataformas de Intermediarios Digitales y Responsabilidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s